¡Tus manos también se enferman!

Usamos las manos para tooooodo, pero nunca pensamos que se pueden enfermar hasta que es demasiado tarde

Compartir

Existen muchas razones por las que pueden doler las manos, pero vamos a mencionar algunas por las cuales, sin que exista una enfermedad como artritis reumatoide, pueden generar muchas molestias y síntomas parecidos.

Empecemos por entender que, para que las manos funcionen correctamente necesitan que el sistema nervioso esté libre y transmita sensación y función.

Traducción: del cuello salen unos nervios que forman un conjunto llamado plexo braquial, que se encarga de distribuir la sensación a cada una de las partes del brazo: antebrazo, muñecas, manos y dedos. Estas sensaciones tienen que pasar a través de túneles, espacios y estructuras, lo cual lo hace un poco complejo porque hay muchas pequeñas zonas por donde podrían tener dificultades para transmitir su mensaje. Cuando uno de estos nervios está irritado, o presionado en algún lugar, se generan síntomas y el inicio de una montaña rusa de sensaciones.

Diferentes problemas con diferentes orígenes pueden causar los mismos síntomas, por lo tanto, no tomes esta guía informativa como un manual de autodiagnóstico

¿Por qué te duele?
Uno de los grandes errores que cometemos y generan problemas en manos y muñecas, es que hacemos movimientos que no son naturales, por mucho tiempo, todos los días y muchas veces. Además, no las fortalecemos ni les ponemos atención hasta que ya no aguantamos el dolor.

Y ni qué decir de computadoras, celulares, tabletas y videojuegos, que no tienen un diseño ergonómico y pasamos horas pegados a ellos. Así lastiman nuestras manitas:

  1. El movimiento que hacemos con el dedo pulgar para mandar mensajes o con el control de los videojuegos no es natural. Ya nos acostumbramos y lo movemos rapidísimo, pero el pulgar no debería de hacer esos movimientos circulares constantes y menos con resistencia.
  2. Cargar el celular con una mano, ya sea que acomodes el dedo meñique por debajo o que los sostengas con la muñeca girada a 45º, aquí el mayor problema es el tiempo y las veces que se repite.
  3. Al usar el mouse para la computadora estamos moviendo constantemente la muñeca de un lado hacia el otro, con flexiones laterales durante varias horas al día.

Si a todo esto le sumas debilidad en brazos y muñecas, cargar bolsas del súper y cajas, cargar a un bebé, dormir con la muñeca flexionada o en extensión, te darás cuenta de que estamos usando las manos y muñecas en posiciones poco naturales la mayor parte del día.

Problemas localizados

CUELLO: cuando, por cualquier razón, estás con la cabeza inclinada hacia abajo, afectas la curvatura del cuello y esto genera un cambio en los espacios por donde salen los nervios para llevar información a muchas zonas, incluyendo hombros, brazos, codos, antebrazos, muñecas, manos y dedos. O sea que si estás en una mala posición, puedes sentir dolor y adormecimiento hasta los dedos.

MUÑECAS: recordemos que comparten dos huesos largos con los codos: el radio y el cúbito. Cada vez que hacemos flexión o extensión de la muñeca, cambiamos la distancia natural entre ellos. El problema llega cuando no regresa a la posición exacta y empezamos con irritación en la membrana interesa o en el tejido que los une. Así que para que no duelan manos y muñecas, hay que cuidar los codos. Además, cualquier cambio puede afectar los espacios, distribución y tensión por donde pasan los nervios. El famosísimo túnel del carpo está aquí y sus problemas se manifiestan con adormecimiento, dolor, hormigueo o sensaciones en algunas partes de los dedos.

CARPOS Y METACARPOS: los carpos son estructuras pequeñas en la parte baja de la mano que articulan con radio, cúbito y los metacarpos, estos son huesos más largos que dan origen a los dedos. Puede haber una irritación directo en alguna de estas articulaciones y generar dolor en varias zonas.

DEDOS: tienen varias articulaciones, muchos ligamentos y tendones y como muchas de nuestras actividades como teclear incluyen pequeños impactos o microtraumatismo acumulado, los microtraumas se acumulan y generan un macrotrauma. Las estructuras se inflaman, causan dolor y, a mediano o largo plazo, pueden ocasionar degeneración u osteoartritis.

Si tienes alguna molestia en las manos, es importante analizar y tener el mejor diagnóstico y tratamiento para poder corregirla y que no solamente se vayan esos síntomas, sino evitar consecuencias o dolores crónicos. Un quiropráctico puede revisar y encontrar el origen de la molestia o trabajar en conjunto con neurólogo, ortopedista o fisioterapeuta. Mientras tanto, mantén una buena postura ¡y descansa de los aparatos!

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (4 votes, average: 4.75 out of 5)
Loading...

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta