¿Qué hacer con las deudas?

Todos tenemos deudas, lo importante es concentrarnos en que desaparezcan antes de que nos quiten la paz y hasta la salud

Compartir

Si no te demuestras a ti mismo que eres capaz de administrar lo que ganas, nunca lograrás liquidar ninguna deuda, porque el hecho de que la tengas significa que tus gastos son mayores a tus ingresos y que andas perdido en el camino hacia la riqueza. Cambia tu relación el dinero y deja de verlo como un recurso para gastar y mejor como un recurso para invertir.

Empieza por ahorrar y aprender a organizarte. Estas son algunas formas de liquidar tus deudas y volver a tener paz.

CÓRTALAS CON LOS GASTOS HORMIGA
Haz una lista de los gastos superfluos permanentes a los que renunciarás de jalón y verás que el dinero comenzará a fluir en tus manos. Un sándwich y un café pueden hacerte muy rico si los sabes ahorrar. Si gastas un promedio de $150 diarios y dejas de usarlos, en un mes te ahorrarías $4500 y en el año, $54,000. Eso será suficiente para pagar algunas de tus deudas.

APLICA EL DIEZMO ROMANO
Los romanos les pedían a los territorios conquistados 10% de sus ganancias, y con ello crearon su imperio. Pégate a ti mismo mes tras mes 10%, solo por haber trabajado durante ese tiempo. Tú debes ser el primero en pagarte, antes que tus tarjetas. Verás que la presión será tal que disminuirán tus gastos de tarjetas. Seguramente hoy eso te es casi imposible porque tienes el hábito de pobre de ganar y gastar.

SACA EL EFECTIVO
Si comienzas a pagar en efectivo indudablemente gastarás menos y tendrás dinero suficiente para pagar tus deudas.

LLÉVATELA PIAN PIANITO
Aplaza cualquier compra emocional una semana y verás que la mitad se te olvidarán. Comprarás menos de lo que se te antojó en ese momento y dejarás de ser esclavo de tus impulsos.

REDUCE LA CANTIDAD DE TARJETAS
No tengas más de dos tarjetas de crédito o de tiendas departamentales. Ese es tu tope. Ve a varios banco y ofréceles la deuda que tienes, al que te cobre menos intereses, a ese pídele un crédito para pagar el saldo de tu deuda, ya que un crédito generalmente tiene tasas menores que una tarjeta.

APRENDE DE LOS QUE SABEN
Es necesario que te asesores con alguien que conozca de crédito y te informe cómo administrar tus finanzas. Si trabajas en una empresa grande ve al área de crédito y pídeles a tus compañeros que te ayuden a administrar tus gastos. ¡Pide consejos! ¡Muévete!

CAMBIA TU ESTILO DE VIDA
Si llegas a la conclusión de que tienes demasiados gastos y no puedes reducirlos, tienes un grave problema existencial. Debes cambiar tu estilo de vida y asumir el compromiso de jamás vivir de un solo ingreso. Necesitas crear otras entradas de dinero, por lo menos dos.

Las personas que piensan como ricas siempre tienen un abanico de ingresos y están abiertas a conocer nuevas formas de dinero. El internet es el vehículo perfecto para esto. Entrénate cómo administrar y vender productos por internet, salte a manejar como Uber para pagar la deuda de tu coche, en fin, hay mil opciones. El chiste es buscarle ¡y hacerlo!

TIPOS DE DEUDAS

-Deuda buena
Te enriquece: COMPRAS ACTIVOS que valdrán más en un futuro
Por ejemplo:

  • Comprar un departamento a crédito y rentarlo
  • Comprar un terreno a crédito y usarlo como estacionamiento
  • Pedir un crédito para estudiar
  • Sacar un crédito para poner un negocio
  • Comprar un coche y trabajarlo como taxi
  • Comprar inventario oportuno

Ingreso -> deuda buena -> activos -> buen flujo de efectivo -> riqueza

-Deuda mala
Te empobrece: COMPRAS COSAS y te endeudas
Por ejemplo:

  • Comprar un coche solo porque es bonito y lo puedo pagar
  • Tener muchas tarjetas de crédito
  • Comprar por emoción o “afecto material”
  • Préstamos a largo plazo para fiestas, compra de muebles, etc.

Ingreso-> deuda mala -> gastos -> saldo negativo -> pobreza

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (18 votes, average: 3.94 out of 5)
Loading...
Compartir

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta