Lecciones para ser más kind

Jay Shetty, habla por primera vez con un medio mexicano para darnos una lección en cómo ser mucho más kind en este mundo que tanto lo necesita.

Compartir

Para Jay, el kindness es cualquier acto, palabra o acción que le cambia el día a alguien, desde lo más pequeño hasta algo enorme. Puede ser tan simple como usar redes sociales para dejar un comentario amable, subir un pensamiento positivo o algo elaborado. “Ser bondadoso es tiempo, energía y dinero; así es como lo demostramos”, asegura. Está convencido de que no importa qué tan grande o pequeño sea, todos hacemos por lo menos un acto amable al día, y hacer conciencia de ello nos ayuda a crear un hábito. “Siempre hay que poder hacer un conteo rápido de las cosas buenas que hicimos por los demás en la semana, y si no, hay que ajustar”.

PRETEXTOS HAY MILES

“Quien piensa que para ser alguien bondadoso tienes que hacer actos enormes de caridad, tiene el pretexto perfecto para no serlo. Eso se lo deja a la gente millonaria que le sobra dinero y tiempo para cambiar el mundo,” dice Shetty.

Pero para él, ser amable, bondadoso y buena onda empieza incluso desde quedarte callado, no opinar, no aventar un comentario venenoso o hasta guardar un secreto. A veces es simplemente no reírte de quien se burlan en la oficina, no contribuir al chisme, no comentar esa foto de la blogger que te caga. “¡Puedes ser kind sin mover UN DEDO! Muchas veces solo es un tema de no rebajarte al nivel de lo que ves a tu alrededor. El no formar parte de algún chismerío o no propagar un comentario hiriente es un gran acto de kindness. Sobre todo porque es dejar de actuar como siempre lo has hecho, y eso requiere fuerza de voluntad”, insiste.

A la pregunta del millón sobre el predominio de lo malo, lo hiriente y lo negativo, Jay contesta sin inmutarse: “No hay una falta de bondad y positividad, lo que hay es una falta de foco sobre ellos”. Es más fácil inclinarse al lado oscuro y se debe a que es un mecanismo de defensa. “Pensamos que si sabemos todo lo malo que va a suceder, nos podemos proteger de eso, por eso nos enseñan en casa, en el trabajo y en la escuela a enfocarnos en lo malo. 

“Algo que siempre trato de hacer en mis redes sociales es contestar todos los comentarios positivos y NUNCA los malos. Así creas una comunidad con personas que ven lo positivo en tu contenido y llevan hacia allá la conversación. Todos recibimos buenos y malos, lo que importa es con qué decidimos construir”. Insiste en que es nuestra responsabilidad lo que consumimos, vemos, leemos y escuchamos, por eso tenemos que curar nuestro feed, curar a quién seguimos, qué seguimos y qué queremos que tenga protagonismo.

¿Y QUÉ HAGO?

Kindness es lo que separa nuestro entorno de la ley de la selva, le da coherencia a un mundo que podría ya estar sepultado por malas noticias y acciones. Ya que leíste todo al respecto, prepárate para adentrarte a este viaje de amabilidad. Te damos los pasos a seguir para que en cuanto cierres la revista pongas en práctica toooodo lo que aprendiste.

1. Empieza por ti. El primer paso para ser bueno con los demás es ser bueno contigo. Puede ser algo como: “me voy a tomar 10 minutos de descanso”, “voy a comer delicioso hoy”, “voy a hablarme bonito cuando me veo en el espejo”.

2. Haz conciencia. Según Jay, todos hacemos por lo menos un acto de bondad diariamente. Puede ser desde lo más pequeño hasta una acción enorme, el punto es que empieces a notarlos. Al terminar tu día deberías ser capaz de recapitular esas acciones y nombrarlas. ¿Te cuesta trabajo? Concéntrate en hacerlas y recordarlas. Solo así las convertirás en un hábito.

3. Espárcelo. Ser kind se contagia e inspira, eso es un hecho. Es tan fácil dejarse llevar por lo malo, que lo que tenemos que hacer es compartir más cosas buenas. Solo así creamos movimiento y construimos con base en pilares de buenez.

4. Hazlo más grande. Una vez que dominas a la perfección ser bueno y esos pequeños actos de kindness que ya son un hábito, dale un upgrade. Muévete a fundaciones que necesitan voluntarios, haz donaciones a organizaciones que compartan tu visión y vuélvete una parte más activa de tu entorno. Por ejemplo, además de ser un creador de contenido en Facebook, Jay también utiliza la plataforma para recaudar fondos y sus grupos hacen reuniones para meditar, colaborar y apoyarse entre ellos.

5. Recarga tu kindness. Así como recargas tu cuerpo con el ejercicio y tu mente con la meditación así debes recargar tu bondad. Jay viaja 30 días todos los años para reunirse con los monjes, ¿tú qué quieres hacer? ¿Qué te llena? ¿Qué te va a hacer sentir mejor? Descubre tu pasión y entrégate a ella. Puede ser leer, salir a caminar, bailar sin control, tener un feed lleno de puras cosas positivas, escuchar podcasts al respecto. Hay muchas maneras.

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (14 votes, average: 4.93 out of 5)
Loading...

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta