¿Qué hacer para no colapsar si te quedaste sin chamba?

Si te sientes al borde del colapso emocional por el desempleo, te urge leer esto

Compartir

Estamos pasando por una época de crisis que nos ha afectado a  todos en diferentes niveles. Entre el encierro, las noticias de enfermos y fallecidos y que todo el tiempo recibimos mensajes contradictorios, es normal sentir miedo y angustia. Y a eso agrégale que de repente te avisan que te quedas sin chamba. Es normal llenarse de ansiedad, tristeza, enojo, frustración y una sensación de desesperanza. Ciertamente, con tanta tormenta es difícil pensar que pueda haber un arcoíris al final, pero respira y analiza antes de tirarte a llorar.

Toma conciencia de que, sobre todo en tiempos de crisis, perder tu trabajo no tiene que ver con una falta tuya sino con las circunstancias. Muchas empresas ya para estas alturas no tienen ingresos, no están produciendo y la situación las obliga a reducir nómina. Lo importante es reconocer que no hiciste nada mal y, aunque no nos gusta esa palabra, en este caso sí eres víctima de las circunstancias (si de plano sabes que lo estabas haciendo mal, la reflexión es otra). Piensa en las habilidades que te llevaron a conseguir ese trabajo, seguramente habrá otros que las necesitarán y no te desesperes porque, para empezar, la empresa tiene que liquidarte dentro de los parámetros de la ley y este dinero puede darte un respiro para sobrellevar temporalmente esta situación. Date un tiempo para procesar la pérdida de tu trabajo, pero también planea tu situación financiera.

Una vez que hayas tratado tu plan financiero, es importante también hacer un inventario de ti mismo: qué habilidades tienes, en qué tipo de industria las puedes aplicar y aprovecha la oportunidad de evaluar qué es lo que realmente quieres hacer y si esta situación, de hecho, es la oportunidad para buscar algo nuevo, a lo que no te atreviste por estar cómodo con la chamba y el sueldo. Piensa bien si quieres seguir trabajando para vivir o vivir para trabajar. No te atores futureando, no sabes qué va a pasar y no lo puedes controlar, lo que sí puedes organizar es tu plan de acción. Aprovecha el tiempo para armar a detalle tu CV, busca vacantes en redes y páginas especializadas, refresca los conocimientos de una lengua o una aplicación. Hoy hay muchas posibilidades gratuitas y así usas el tiempo a tu favor.

Resumiendo, no te culpes por la pérdida del trabajo y mejor concéntrate en los conocimientos y habilidades que seguramente alguien va a necesitar. El reto es aprovechar este tiempo para mejorarte en lugar de derrotarte.

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (6 votes, average: 4.33 out of 5)
Loading...

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta