Cómo dejar de desperdiciar el tiempo

El problema puede no ser el tiempo, sino cómo lo estás usando ¡Deja de desperdiciarlo!

Compartir

QUE’L FEIS

Facebook, Twitter, Instagram y demás pueden ser herramientas de comunicación para estar conectados con amigos, familiares y hasta clientes potenciales. Pero también absorben valiosos minutos que se nos van viendo fotos de tu boda, videos de gatitos, memes e hilos de historias graciosas. Nos guste o no, lo aceptemos o no, somos culturalmente adictos a las redes sociales.

Según el estudio Digital In de We Are Social y Hootsuite en 2019, a nivel mundial existen más de 5 mil 100 millones de usuarios de internet, de los cuales casi 69% son usuarios recurrentes de las redes sociales. Sin embargo, el dato más impactante es que el tiempo promedio de conexión a redes sociales es de 2:16 horas al día, ¡casi 33 días al año!

Párale: Mientras no sea para promocionar tu negocio o trabajo, te recomiendo NO entrar a redes sociales en horario laboral. Los memes pueden esperar para después. Si de plano no eres capaz, baja una app como Flipd, Freedom o Space que te ayudan a pasar menos tiempo en redes. 

QUE’L CEL

No son solo las redes, que puedes ver en tu teléfono o en la compu, también son llamadas, mensajes de WhatsApp, tiendas y todo lo que ahora podemos tener a la mano. Además siempre está nuestro juego favorito, y la cosa con el celular es justo que en cualquier momento vas a contestar un mensaje y acabarás metido en un hoyo negro del que no es fácil salir.

Párale: Limita el tiempo que usas para contestar mensajes. Pon un horario de atención o bien date pausas cortas en el trabajo, pero con planeación, tiempos de nidos y cronometrados para este. Por una alarma de inicio y de término. También puedes poner tu celular en modo avión o apagarlo en los momentos y actividades que requieren tu atención al 100%.

QUE’L CAOS

El ambiente puede ser un factor de distracción. Está bien ser muy relajados y amigables en la cocina, pero también es necesario que haya momentos de silencio y de trabajo enfocado. Lo mismo va para los que hacen homeo ce y el esposo, el ama de llaves, los hijos y demás que te quieren hacer plática.

Párale: Establece una política de “puerta cerrada” por lo menos una hora al día. Si tienes una puerta física, ciérrala y pon un letrero y/o un pizarrón para que los miembros de tu equipo puedan dejarte alguna nota con lo que necesitan y evitar interrupciones. Ahora que, si no tienes puerta, establece con tu equipo horarios en los que no se permiten interrupciones, ponte audífonos y no peles a nadie. 

QUE LOS MIL MAILS

Seguro te ha pasado que al mediodía te das cuenta que llevas toda la mañana “trabajando”, pero en realidad solo has respondido correos. Eso nos pasa porque queremos responder todos los emails en cuanto llegan. Según un estudio de la consultora McKinsey, los empleados actualmente destinan el 28% de su tiempo a leer, escribir y responder correos. Esto equivale a unas 13 horas laborales por semana.

Párale: Programa tu correo para que se actualice solo cada 30 o 60 minutos y no te estén llegando notificaciones. Ponte también tiempos destinados para esto: al llegar a la oficina, después de comer y una vez más antes de terminar tu jornada, y responde primero los que sean “urgentes”, después los que tengan una segunda prioridad y en otro momento los “deseables”. Y los que no pienses abrir nunca, ¡bórralos! De nada te sirven ahí juzgándote por no abrirlos. 

QUE’L TÚNEL DE LA BUSCADERA

Siempre piensas que entrar a una página de internet solo te tomará un minuto, pero de clic en clic, de nota en nota, de chisme en chisme, puedes perder mucho tiempo sin darte cuenta. Te aseguro que el marcador del partido, el blog que te divierte leer, la reseña de la última serie de Netflix y los zapatos que te uuurge comprar estarán ahí para cuando termines de trabajar.

Párale: Deja las búsquedas de ocio para después de tu jornada laboral, respeta tu horario de productividad y enfócate solo en la información que necesitas. Evita divagar en notas que NO son prioridad o que no te llevan al objetivo primordial, si puedes, ponte castigos o premios por evitarlo.

QUE’L SUEÑO

Sí, así como las pausas excesivas son peligrosas, también lo es no descansar. Trabajar horas seguidas sin parar te agota y te deja sin creatividad. Seguro te ves muy ocupado, pero te apuesto que no consigues avanzar mucho. Varios estudios comprueban que una larga jornada laboral no mejora el rendimiento; al contrario, está conformado que quienes hacen pausas programadas en su rutina son más productivos que los que trabajan un chorro de horas seguidas.

Párale: Existen muchos tips para incorporar pausas creativas a tu proceso de trabajo, a mí me gustan estas.

La regla del 52-17: significa trabajar con máxima dedicación por 52 minutos y descansar 17. Y así sucesivamente.

Técnica “pomodoro”: se trata de dividir tu jornada de trabajo en lapsos de 25 minutos de trabajo seguidos de 2 minutos de descanso. A cada uno de los periodos de 25 minutos se les llama “pomodoro”. Después de 4 pomodoros de 25 minutos, debes tener un descanso prolongado de 20 minutos.

 

 

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votes, average: 3.00 out of 5)
Loading...

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta