Resistencia a la insulina: ¿qué es y cómo afecta tu salud?

Si la insulina no hace su trabajo, ganas grasa y más grasa

Compartir

Seguro has oído hablar del páncreas y la insulina pero, ¿qué tienen que ver con esa panza chelera que te cargas tú y la mayoría de los mexicanos? Y más importante, cómo afecta tu salud. Imagina que te zampas una torta de tamal, la insulina es la llave que abre la puerta de las células para que la glucosa de la torta se convierta en energía. Pero cuando alguien tiene resistencia a la insulina, el mecanismo no funciona, aparece la diabetes y otras calamidades.

La resistencia a la insulina significa que el cuerpo la produce pero no la utiliza como debe ser, entonces las células del páncreas necesitan hacer un esfuerzo titánico para producir más insulina y nivelar los niveles de azúcar. Toda esa glucosa que no entra a las células se almacena como grasa.

Las razones por las que una persona se hace resistente a la insulina están muy relacionadas con la genética, pero más con los hábitos. La buena noticia es que puede prevenirse, la mala es que tienes que dejar de tragar como si no hubiera un mañana.

La obesidad, en especial la grasa alrededor de la cintura, es una de las causas principales de la resistencia a la insulina. Si además llevas una dieta repleta de carbohidratos agotarás rápido tus reservas. Una vida sedentaria inmoviliza los músculos y estos son importantísimos para utilizar correctamente la glucosa de los carbohidratos. Cuando te activas, el combustible se quema y se utiliza para generar más energía, los músculos toman azúcar de las reservas y ayudan a controlarla.

¿CÓMO SABER SI LA TIENES?

Muchas personas pueden tener resistencia a la insulina sin darse cuenta. Es importante checarse porque la genética no nos está ayudando. Si las siguientes frases te hacen ruido, puede ser señal de que la glucosa no está entrando bien a tus células y debes correr al doctor.

1. “No bajo de peso aunque sigo la dieta al pie de la letra”
2. Siempre estoy cansado
3. “Tengo granitos como de adolescente en la cara”
4. Tengo irregularidades menstruales
5. Estoy acumulando cada vez más grasa en el abdomen

DATE UNA AYUDADITA EXTRA

Vitamina D
La deficiencia de vitamina D tiene efectos sobre la secreción de la insulina.

Cromo
Mejora la fluidez de la membrana y la utilización de la glucosa, baja los niveles de glucosa e insulina en la sangre.

Omega 3
Le exige al hígado que baje la producción de glucosa y actúa sobre los músculos para aumentar la captación de glucosa.

Zinc
Estabiliza la molécula de insulina, controla su liberación después de comer y previene el daño de radicales libres.

Canela
Ayuda a controlar los niveles de glucosa. Dos tazas de té al día, pueden ayudarte a disminuir los niveles de glucosa en la sangre.

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (29 votes, average: 4.41 out of 5)
Loading...

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta