El ABC de las vacunas

Para las personas que tanto pedían un mundo sin vacunas, aquí tienen un mundo sin UNA vacuna... Imagínate cómo estaríamos sin NINGUNA

Compartir

Por: Jorge Castro Pineda

Ningún medicamento ha salvado tantas vidas como las vacunas, por lo que negarse a vacunar a nuestros hijos no solo es un acto irresponsable en contra de su salud, sino también contra la sociedad.

¿Qué son?

Una vacuna es un conjunto de antígenos que permite la formación de anticuerpos y que tiene la capacidad de generar una respuesta inmune dentro del organismo. Es decir, una vacuna es cualquier preparación cuya función es la de generar inmunidad en el organismo frente a una enfermedad, estimulándolo para que produzca anticuerpos que luego actuarán protegiéndolo frente a futuras infecciones, ya que el sistema inmune podrá reconocer el agente infeccioso y lo destruirá. Se trata de un medicamento biológico constituido a partir de microorganismos (bacterias o virus) muertos o atenuados, o productos derivados de ellos.

¿Cómo funcionan?

Su misión es engañar al organismo, concretamente al sistema inmunológico, haciéndole pensar que está siendo atacado por un agente infeccioso y obligándole a defenderse. El microorganismo inoculado con la vacuna está muerto o muy debilitado, por lo que realmente no representa ningún peligro, pero es suficiente para que el sistema inmunológico reaccione generando anticuerpos contra él y, por lo tanto, adquiriendo una memoria inmune que en un futuro le permitirá reconocer ese microorganismo concreto y eliminarlo. 

¿Por qué vacunarnos?

Los virus no han sido erradicados: muchos padres se preguntan por qué se sigue vacunando a los niños de poliomielitis o difteria, por ejemplo, si hace años que no hay noticias de estas enfermedades. La razón es clara, no hay casos porque los niños siguen siendo vacunados. No hay por qué correr riesgos innecesarios. 

Por solidaridad: vacunar a los niños se hace por dos motivos, para proteger al niño y para proteger a todos los demás. Cuando la mayoría de las personas están vacunadas, aquellas que no lo están se protegen también es lo que se conoce como inmunidad de grupo, así quienes estén en situación de riesgo, que no pueden vacunarse por contraindicación médica tienen muy pocas probabilidades de enfermar. De paso se protege a los antivacunas, que pueden decir “no hemos vacunado a nuestros hijos y están sanísimos”, ¡pues claro!

Por coherencia: hay personas alrededor del mundo que mueren por enfermedades que podrían haberse evitado si hubieran tenido acceso a las vacunas infantiles. En México, podemos acceder a ellas. 

Checa aquí los esquemas de vacunación de acuerdo a cada edad.

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (3 votes, average: 4.67 out of 5)
Loading...
Compartir
mm
Equipo moi.

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta