Descubre si tienes el gen de la maldad

Todos traemos los genes que determinan la maldad, lo que pasa es que no a todos se nos prenden, y todos tenemos rasgos de personalidad oscuros, pero no a todos se nos combinan de la misma forma. Te explicamos por qué existe la maldad y, si eres malo, cómo dejar de serlo

Compartir

¿QUÉ ES LA MALDAD?

Es, básicamente, buscar en todo momento el beneficio propio, sin pensar en los demás. Y un paso más allá es hacer daño a otros a propósito o porque simplemente se interponen en tus planes. Una persona con maldad no muestra actitudes de cariño, empatía, bondad ni afecto. Todos cometemos actos “malos”, pero cuando la balanza se inclina hacia allá la mayoría del tiempo, se consideran personas “malas”.

VIENE EN LOS GENES

Los genes más que traer tu personalidad contienen la información que regula la cantidad de neurotransmisores y dependiendo de la cantidad que tengas de serotonina, dopamina, noradrenalina, etc., puedes tender a conductas violentas.

Puede que no tengas el balance adecuado, pero si tienes una infancia tranquila y sin violencia, no se “prenden” esos genes. La bronca viene cuando tienes una historia de abuso.

La mayoría de las personas consideradas “malas”, vivieron en un entorno de abuso, maltrato o abandono.

CRI CRIMINAL

Cuando alguien comete un crimen, automáticamente asumimos que lo hizo por maldad, pero hay una gran variedad de razones. De hecho, hay estudios que comprueban que más del 20% de los presos en Estados Unidos padecen enfermedades mentales severas.

MALDAD LLAMA MALDAD

Cuando vemos mucho mal en películas, en las noticias o en videojuegos, al principio nos shockea, pero poco a poco las neuronas espejo, que responden al dolor, se van apagando y la maldad ya no nos parece tan mala.

Lo malo es que una vez que se prende ese gen, se pasa tres generaciones prendido y es más fácil que el medio ambiente llene de maldad a esa persona. Es lo que conocemos como epigenética.

¿SE PUEDE DEJAR DE SER MALO?

Sí. El hecho de que todos traigamos maldad, pero no a todos se nos active, quiere decir que si solucionamos lo que nos llevó a caer en el maquiavelismo y demás actitudes, se podría. El problema es que esos problemas suelen ser muy profundos y aunque se trabajen y de alguna forma se solucionen, es muy fácil recaer en las actitudes de maldad.

EL FACTOR D (por dark, o sea “oscuro”) 

Se refiere al nivel de oscuridad que tenemos. Todo depende del porcentaje que presentamos de cada uno de los siguientes rasgos:

RENCOR: buscar venganza y hacerle daño a alguien que “nos hizo algo”

NARCISISMO: un exceso de admiración por sí mismo

SADISMO: gusto y placer al infligir dolor a los demás, puede ser psicológica o físicamente

EGOCENTRISMO: pensar que tú y solo tú eres importante

ENTITLEMENT PSICOLÓGICO: la creencia de merecer más que cualquiera sin trabajar por ello

MAQUIAVELISMO: frialdad emocional, manipulación y estrategia siempre a tu favor

DESENTENDIMIENTO MORAL: ausencia de cualquier sentido de ética o moral

EGOÍSMO: preocupación por tus propios intereses y ya

PSICOPATÍA: falta de empatía y afecto, insensibilidad, tendencia a mentir, impulsividad

Cuando tenemos elevados estos rasgos, es que tendemos a maximizar nuestro bien, lo que nos sirve, sin importar que pasemos por encima de otros. Las personas con niveles muuucho más elevados de todas estas características, a veces sí dañan a las personas por simple placer. Todos tenemos estas tendencias, la diferencia entre ser “malvados” o no, está en el nivel de cada uno de estos rasgos.

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (6 votes, average: 4.17 out of 5)
Loading...

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta