Facts y otras curiosidades sobre los cumpleaños

Pocas personas no aman su cumpleaños, pero a la mayoría nos encanta cumplir, que nos festejen, nos den regalos y demás, pero seguro no sabías cuándo se empezó a celebrar el hecho de cumplir un año más de vida

Compartir

El primer pachangón
Los primeros en celebrar sus cumpleaños fueron los faraones egipcios. Menes, uno de ellos, organizó un fiestón en el que mezcló esclavos, hombres libres, dignatarios y hasta liberó a los presos de la cárcel del rey. Tanto en Egipto como en Babilonia y Grecia, solo celebraban los nacimientos de los varones de la realeza y el de la reina, pero era tabú celebrar el de niños y mujeres. Cleopatra (la más famosa, que es la VII), le organizaba unas fiestotas a su amado Marco Antonio en sus cumpleaños. En la Edad Media se consideró el cumpleaños como un resto pagano enraizado en el mundo egipcio y griego.

En Roma se celebraba el 15 de marzo el cumpleaños de quienes no sabían cuándo habían nacido

Muero, luego existo
En tiempos ya cristianos, se le daba más importancia a la muerte que a nacer, por lo tanto mucha gente no sabía cuándo había nacido. Fue hasta el siglo XII que en las parroquias europeas se retomó la costumbre de registrar a los recién nacidos. Gracias a que en el siglo IV se reconoció el “cumpleaños” de Jesucristo el 25 de diciembre y a partir de ahí y de que se registró a los bebés, por imitación la gente empezó a celebrar sus propios cumpleaños.

La piñataaa tieneee caca, tiene caca…
En el siglo XV, los españoles vieron que en México celebraban las fiestas de sus dioses colgando ollas de barro para romperlas con un palo. De ahí la tradición de la piñata en los cumpleaños, que se ha extendido a otros lugares.

Queremos pastel, pastel
Es considerado una tradición pagana que sirve para celebrar la trascendencia del espíritu al más allá Empezó con los griegos que horneaban pasteles de miel redondos como la luna llena y creían que el homo de las velas llevaba las plegarias a Dios, así surgió la creencia de pedir un DESEO antes de soplar las velas.

En Alemania, LA LUZ DE LA VELA representa “la luz de la vida”, pero ellos no ponen el mismo número de velitas que los años del festejado, sino una vela grande con 12 marcas que van del 1 al 12 y representan los meses. La vela se deja consumir hasta el mes del cumpleaños.

El anillo es un objeto que representa la perfección, geométricamente hablando, por lo que al ponerlo en alguna velita el deseo que pedimos antes de soplarle a las velitas se quedará contenido o atrapado en ese círculo, lo que significa que deberá cumplirse en cualquier momento. Otras personas dicen que colocar el anillo significa que nos ayuda a conectarnos con la eternidad, ya que el círculo no tiene principio ni fin.

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5.00 out of 5)
Loading...

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta