¿Por qué debo comer despacio?

Además de disfrutar más la comida, estás ayudando a tu cuerpo a más de lo que te imaginas.

Compartir

Comer despacio puede tener beneficios que quizá no consideramos. Masticar de forma correcta e incluso una cierta cantidad de veces ayudará a que tu organismo digiera de mejor forma y con mayor agilidad.

Aquí te presentamos algunos de los beneficios que te puede dar el comer despacio y te decimos cómo hacer de esto uno de tus mejores hábitos.

Alimentos que hinchan y son sanos

Evitas que tu cuerpo se llene de gases: Cuando mantienes los alimentos el tiempo necesario dentro de tu boca, evitas que entre una cantidad de aire mayor a tu cuerpo. Esto quiere decir que generas menos gases y con ello menos molestias intestinales.

Recuerda que debes consumir un bocado y masticarlo las veces que sea necesario hasta que puedas pasarlo sin necesidad de hacer esfuerzos extras.

Consumes menos calorías: Las señales químicas que el estómago envía al cerebro para decirle que ha consumido la cantidad suficiente de alimentos suponen un espacio entre cada bocado para aminorar el ritmo al que se come. Con ello nuestro cuerpo regula la cantidad de alimentos que necesita y el consumo calórico se modera. Además al comer lento, puedes ser más consciente de lo que estás comiendo, por lo que tendrás más cuidado en su valor nutricional.

Para mantener un peso saludable no todo gira alrededor de las calorías o de cuánto marca la báscula, de hecho estos dos indicadores pueden llegar a ser un tanto arbitrarios. En realidad son más importantes tanto las tallas como la índices de grasa que logres reducir. Existen herramientas que pueden ayudarte a calcular tu peso ideal para que tengas una referencia.

Aumento de la saciedad: Comer de forma pausada hará que el cuerpo sienta que por el tiempo que dedicó a comer, está satisfecho. Al comer a ritmos muy rápidos generamos una necesidad de consumir en tiempo cortos cantidades de comida elevadas y eso causa aumento de peso.

Favorece la salud dental: Masticar fortalece los dientes y mandíbula ayudando a prevenir la acumulación de placa y la caries dental, además al masticar lento favoreces la salivación.

Favorece la buena digestión y acelera el metabolismo: Los alimentos al comer lento están más expuestos a la saliva, que contiene enzimas digestivas necesarias para la primera fase de la digestión, ayudando a que el proceso sea aun más efectivo y con ello acelerar el metabolismo de forma correcta.

Entrena de acuerdo a tu tipo de cuerpo

Es muy importante aprender a comer despacio y a disfrutar cada uno de nuestros alimentos. Considera que al llevar un plan alimenticio saludable podrás preparar todos tus alimentos y no habrá mejor recompensa que el poder gozar de un buen momento para ti.

La nutrición es la clave para todos los cambios que quieras lograr en tu cuerpo. ¡No es dejar de comer sino aprender a comer!

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (7 votes, average: 3.43 out of 5)
Loading...

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta