Ayuda a tu hijo a estudiar según su personalidad

Te compartimos cuatro métodos de estudio para que ayudes a tu hijo con sus tareas

Compartir

La hora de hacer las tareas y estudiar es una pesadilla para muchos papás. A veces lo único que hay que hacer es cambiar la forma en la que estás tratando de que aprendan y modificarla a lo que va a hacer que les funcione mejor. Aquí cuatro métodos para que escojas el mejor para tu crío.

 

Para los musicales.
No entiendes por qué tu hijo se sabe todas las palabras de cuatro babys de Maluma, pero no puede recitar la tabla del dos ni para salvar su vida. Esta es la razón: la repetición hace que las conexiones en nuestro cerebro se fortalezcan y duren más tiempo. El ritmo y las rimas hacen que sea sencillo de recordar y las emociones que se ligan a recuerdos se guardan mucho mejor en la memoria. Cuando estudies con tu hijo inventen canciones o denle un ritmo de una que ya existe a lo que se tiene que aprender y verás que recuerda absolutamente todo.

 

Para los visuales.
Si tu hijo aprende mejor cuando ve las cosas, es muy imaginativo o responde mucho mejor cuando ve colores, formas y texturas tienes que involucrar esto a su estudio. Usa mapas mentales y llena cada cuadro de un color distinto. Usa los colores para formar categorías por ejemplo: verde -fechas, azul – nombres y rojo – lugares. Que use marcatextos para subrayar las cosas más importantes mientras estudia y que los vaya intercambiando de color. Si ve las cosas en lugar de leerlas será más fácil para él retener la información ya que la memoria visual funciona mejor cuando se usan este tipo de estímulos.

 

Para los competitivos.
Si tu hijo ama los juegos y disfruta mucho la competencia haz que estudie con pequeños tests en los que acumule puntos cada que tenga una respuesta correcta. Esta manera de estudiar puede ser implementada con más de un niño para que sea más divertido. Involucra hasta a tu pareja si es necesario. El chiste es que estudie todo el tema y cuando esté listo se realice el juego. Depende de su puntaje decidirás si pasa al siguiente nivel o tiene que repasar la lección de nuevo. La competencia sana promueve las relaciones y motiva a los niños.

 

Para los habladores.
Si a tu hijo le encanta contar historias o es una persona que se involucra en las narrativas, intenta que lea sus apuntes en voz alta. Después pídele que te lo cuente, pero como una historia y no como una lección. Al leer en voz alta se aplica la repetición y recuerdas más fácilmente las cosas, además si lo cuentas como historia también es mucho más fácil de recordar. Por eso te acuerdas de casi todos los chistes malísimos que siempre cuentas y no te puedes acordar de qué te encargó tu mamá del super.

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (3 votes, average: 3.67 out of 5)
Loading...
Compartir