Síndrome de Burnout: la razón por la que sientes que ya no puedes más

Descubre qué le hace el cansancio a tu cerebro y cómo puedes curarte del agotamiento

Compartir

En los 70 un grupo de doctores y enfermeras en Estados Unidos se dio cuenta de que al entrar a trabajar eran súper productivos, pero poco a poco se fueron transformando en personas apáticas, sin motivación, casi hasta cínicos. Llegaban al punto de querer que los corrieran. Pues resulta que más que otra cosa era un cansancio extremo.

Hoy lo conocemos como síndrome de burnout, si tienes algunos de estos síntomas, puede que lo tengas: 

  1. agotamiento emocional
  2. cambio en los patrones de sueño
  3. tu actitud no es la misma
  4. sobrepeso o una bajada de peso rápida
  5. falta de satisfacción en lo que haces
  6. insomnio o demasiado sueño durante el día
  7. negación ante el problema
  8. desgaste emocional

El dato más característico es que las personas se ponen en un modo de no aceptar lo que está pasando en ese momento, hay una sensación de tristeza, enfado y desgaste. El burnout se ha ligado de forma importante al trabajo, pero con los tiempos que estamos viviendo, ha llegado a todas nuestras áreas. Uno de los grupos que más lo sufre son las mamás con hijos pequeños. 

Cuando nos exigimos mucho, el sistema límbico se empieza a desregular, hay que recordar que este sistema es el sitio de donde salen las emociones, en donde están los recuerdos y en donde damos motivaciones para despertar y para estar alerta. El sistema límbico es el que te despierta cuando sientes que algo no está bien, el que te recuerda que tienes que comer, el que te dice que es necesario cambiar en este momento de rutina porque ya no me está gustando… Sin embargo, la corteza prefrontal tiene una comunicación constante con el sistema límbico y sabe cuándo sí y cuándo no le da permiso.

CÚRATELO 

Si hay señales del cuerpo que nos dicen que el cansancio está minándonos desde el punto de vista físico y que no lo tomamos en consideración, ¿cómo vamos a revertir todo esto? Con estos nueve puntos:

  • A veces pasamos más tiempo en el trabajo que en casa, tengamos conciencia y empatía de las personas con las que lo hacemos. Deja de pensar en los otros como enemigos porque tarde o temprano el que sufre eres tú, mejor lleva la fiesta en paz pa’ liberar oxitocina

  • Mantén un diálogo constante y de calidad con tus personas cercanas, trabaja en equipo y no cargues tú solo el peso de todo con lo que ya no puedes
  • ¡Tómate vacaciones! Aunque no puedas viajar lejos, usa tus días de descanso y realmente desconéctate, no estés contestando mensajitos ni checando tu mail cada hora a ver qué se ofrece

  • Hay que hacer ejercicio, y ya sé que muchos van a decir “no bueno, ¿a qué hora? sino tengo tiempo”. Si de plaaano no puedes, no uses el elevador, ve caminando a la tienda, estaciónate lejos. Esto ayuda a liberar al cerebro de tanta cosa
  • Medita en la medida de lo posible. Esto ayuda a disminuir el tamaño de la amígdala cerebral y a largo plazo disminuyen el enojo, la tristeza y la agresión
  • ¡Ríete! El simple hecho de que te rías de algo libera tensión porque liberas endorfinas, oxitocina y dopamina y el síndrome de burnout empieza a disminuir
  • Evita en la medida de lo posible trabajar de más, pon límites con tus jefes y supervisores, hazles saber que estás súper comprometido cumpliendo con tus horas de trabajo y con tus deadlines, no quesque trabajando hasta en la noche del domingo
  • Duerme, duerme, duerme. ¿Cuántas veces tenemos que decirte que el sueño repara el cerebro?

Si ya has hecho tooodo esto y de plano no se te quita la pesadez, pide ayuda profesional. Psicólogos, terapeutas, psiquiatras, todos ellos te ayudan con la catarsis, ya sea con terapia o con medicamentos

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (3 votes, average: 5.00 out of 5)
Loading...

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta