martha figueroa

El Factor Figueroa: Positivismo

O cuando disfrutas de las cosas simples.

Compartir

Después de ver la nueva película de Gael (Me estás matando Susana) en la que él es pareja de una escritora que está buenísima, consigue una beca, tiene sexo con un escritor polaco que parece un Yeti -al que admira- y luego se separan, regresan y así, he decidido escribir otro libro. Es que recordé lo bonita que es la vida de la escritora.

Todavía no le doy al tema, pero ya casi lo tengo, o sea, siento que pronto me caerá del cielo la idea (se aceptan sugerencias queridos lectores).

#Consultoriomoi con Martha Figueroa: Hablando de nuestras cosas

Pensaba clavarme en la escritura estas vacaciones, pero no tuve. No pude hacer caso a las recomendaciones del Papa, que dice que ‘necesitamos descansar para recobrar la paz espiritual’. Bueno, la verdad es que yo descanso ‘haciendo adobes’ y busco mis fuentes de energía alterna. Soy tan positiva, últimamente.

Por cierto, debo confesar que he pecado. Sí. Es que el domingo al final de la misa, el padre nos soltó el anuncio de que “queridos fieles, me ausentaré. No se asusten, es que me voy de vacaciones a San Petesburgo casi un mes”. ¡Casi me da un micro derrame de pura envidia y odio! Ahí en plena casa del señor.

Bueno, pues mientras el párroco se pasea por Rusia y ustedes por quien sabe dónde, he puesto en marcha el plan llamado: disfruta de las cosas simples.

Pues para abrir boca, el otro día fumé marihuana. Indirectamente, tipo Bill Clinton. Es que tengo una vecina que fuma yerba todo el día, internamente en el edificio le decimos la ‘pacheca’. Acaban de crear una mesa directiva, grupo de ociosos, para expulsarla de nuestra comunidad y están recabando firmas de apoyo. Yo no quise firmar porque cada vez que paso por su departamento, le doy varios jalones a la nube del pasillo y me río todo el día.

Yo digo que hay que buscarle el lado bueno a la vida ¿están de acuerdo?
El domingo pasado fui a misa de un amigo difunto (¿qué onda? ¡me la vivo en la iglesia!) y en lugar de llorar y sufrir, bailé y canté –con un ritmazo, jajaja- con el coro que es increíble. Ya luego tomé fotos de la parroquia que es preciosa y para mí es una novedad. ¿La conocen? La de Santo Domingo de Guzmán en Mixcoac. Además tiene un apacible jardín ¡lleno de pokémones! Mientras yo oraba, agradecía y me purificaba, mi hijo afuera atrapaba monstruos japoneses. Según su reporte, gracias a Dios ya tenemos a ‘Blastoise’.

No hubo manera de hacerlo entrar ni en razón ni en el templo. Alex trae sus propias filosofías de vida y quién soy yo para imponerle nada.

Lo último lo descubrí cuando le pregunté ¿vamos a misa? Y soltó el rollo de que no le gustan los rituales, ni los cristos ensangrentados, ni que un sacerdote le imponga su interpretación de la Biblia y no sé qué. Mejor le grité ¡Corre hijo mío, que se nos va a escapar Pikachú!

No sé a ustedes, pero son el tipo de cosas que podrían hundirme si fuera una persona negativa. Pero como mi nueva religión es el positivismo ¡me vale! Cada quien sus alegrías.

Es más, creo que estoy rayando en la felicidad ‘sectaria’. El sábado, por ejemplo, pasé horas admirando las nubes desde el balcón. Me senté en una banca, apoyé los pies en la barandilla y disfruté de la compañía de un enano rojo del bosque -de la suerte- que tengo ahí.

Pensándolo bien, creo que voy a firmar la petición para desalojar a la ‘pache’, siento que ya estoy igual.

¡Feliz regreso de vacaciones!

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (94 votes, average: 4.61 out of 5)
Loading...

6 COMENTARIOS

  1. Que encanto de nota, ligera como una brisa, cuando acordé termine de leerla y me dije … es todo ?? y logralo con la invasión de información que tenemos actualmente ……. bravo !!!
    Gracias !!

  2. Como siempre genial!!! Martha tus notas son frescas, reales y sobre todo las expresas de tal manera que al menos yo las vivo al mismo tiempo que las vas contando,no cabe duda “Soy tu fan”
    Soy Elisa la maestra jubilada

Dejar una respuesta