El Factor Figueroa: Meter la pata

¿Te equivocaste de sobre? ¿le dijiste Lola a Lucha? ¡No pasa nada!

Compartir

No sé ustedes, pero yo me imagino a Warren Beatty pensando “Dios mío, metí la pata en el ocaso de mi vida”. Pues sí, tiene razón. ¿Qué le dices?

Pero viéndolo por el lado amable, con todo el escandalito del error en los Oscares, el señor Beatty ha resurgido. Si pones hoy su nombre en Google, te arroja un dato increíble: “WB, el hombre de los 12 mil romances”. El mito ha vuelto.

Esto quiere decir que tuvo las mismas mujeres que Julio Iglesias ¡pero multiplicado por 4! Julio tenía el récord de sexo con tres mil mujeres –una por una, no en montón- y ahora nos recuerdan que Warren sostuvo 12 mil relaciones, aunque no podría asegurar si todas fueron con sexo o no, pero calculo que sí. Y haciendo una operación matemática muy básica, diremos que estuvo con dos mujeres y media diarias. ¿No es precioso?

Personalmente, me enamoré de Warren Beatty a los 12 años cuando vi El cielo puede esperar. Me quería casar con él a como diera lugar. Me acuerdo que mis papás nos compraron un libro con fotos de la película y mis hermanas casi me matan porque lo recorté todo. Veía la figurita que me gustaba y ¡trácale! Lo cortaba y pegaba en un cuaderno aparte. Ahora me gusta menos, primero porque tengo dueño (muy hermoso el canijo) y luego porque noto que Warren tiene menos agilidad que antes, y yo más que nunca. Y ahí tendríamos un desfase físico irreconciliable -aunque su esposa la actriz Annette Bening jura que en casa no es tan atarantado-.

Para los que no vieron la Entrega 89 de la Academia, el guapísimo Warren de 79 años (yo digo que ya califica como ‘ocaso’ ¿no?) y su casi contemporánea Faye Dunaway, entregaron el Oscar a la Mejor Película del año y se equivocaron. Ellos leyeron que la tarjeta decía ‘Emma Stone, La la land’ y en lugar de pedir ayuda o decir que tenía la información equivocada, se rieron con la complicidad que tenían en 1967 y soltaron “y el Oscar es para La La Land”.

Cuando todo el mundo festejaba, de repente empezó la confusión y el corredero, entró un señor –tarde- a revisar los sobres y resulta que la verdadera película ganadora era “Moonlight”. ¿Se acuerdan de ‘sube el piano y baja el piano’? Pues así, todos los blancos para abajo del escenario y todos los negritos para arriba.

Claro, el error no fue exactamente de los actores sino de quien les pasó la información. Pero ni Beatty ni Dunaway con sus 155 años de experiencia -sumados- reaccionaron a tiempo. La verdad, no los critico ni los juzgo porque fue lo más divertido de la ceremonia y porque todos nos hemos equivocado alguna vez. Bueno, yo varias.

Una vez me invitaron con Juan Manuel Bernal a develar la placa de las 900 representaciones de la obra “Toc Toc”. Estábamos felices y todo iba miel sobre hojuelas hasta que en lugar de decir ‘Anabel’, dije ‘Maribel’ y todo el público hizo “tttttttzzzzzzz”, porque a Anabel Ferreira se le desencajó la cara. Cuando me acerqué a felicitarla, me soltó un furioso “yo considero que deberías prepararte antes de un evento así y por lo menos saber de quién estás hablando…” Y a ésta columnista se le heló la sangre (y se le calentaron los cachetes) de la vergüenza.

Otro día en una entrevista de radio le dije ¡Silvia! a Angélica María y mi hermana Laura le dijo Lola Beltrán a Lucha Villa (¡jajajajaj!)

¿Ustedes han tenido algún momento ‘Warren-Faye’? En el instante mismo, sientes que te mueres. Pero luego se te quita porque, la verdad, no pasa nada. Y hay de equivocaciones a equivocaciones: malo que intercambiaras los bebés en un hospital. Por eso nunca quise ser enfermera.

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (77 votes, average: 4.61 out of 5)
Loading...

3 COMENTARIOS

  1. Me encanta la frescura que utiliza Marthita a la hora de escribir, soy tu fan Marthita Figueroa ???

Dejar una respuesta