El Factor Figueroa: La chica –menopáusica- de humo

Emmanuel siempre me ha inspirado cosas ¡sobre todo actos delictivos!

Compartir

Emmanuel siempre me ha inspirado cosas ¡sobre todo actos delictivos!

En eso pensaba mientras bailaba y cantaba como loquita en su concierto en el Auditorio. Bueno, en realidad era el “Two’r Amigos” con Mijares, pero es que mi favorito es Emmanuel, aunque todas las mujeres maduras y semi-maduras enloquecen con el ex marido de Lucero.

Aunque había nuevos seguidores y algunos pubertos -a los que me hubiera gustado matar- aquello parecía una convención de “Menopausia sin fronteras”, solo faltó que en la entrada nos dieran folletos y estrógenos de regalo.

Ahí estábamos todas las mamás de hijos veinteañeros moviendo el esqueleto, bueno el esqueleto recubierto de cosas, ya saben, que si la celulitis, que si las arrugas. Calculo que había como nueve mil mujeres así. Todas bailando “hay un lugar en el corazón, el rey de la noche” o “para amarnos más nos juramos juntos que aunque la vida pase, los ríos corran y los pájaros emigren, siempre habrá un buen día para amarnos más…”

Aunque a mí, sinceramente la que me llega es “La Chica de humo”. ¡Esa soy yo!
Oigan qué felicidad ver a éste par. Si no han visto el show, por favor, no se lo pierdan: es lo máximo. Es que los dos se ven muy bien, cantan divino, se llevan perfecto, traen unos musicazos y todas las canciones son éxitos. Me encanta verlos porque son la prueba de que nada está escrito, de que la vida es como la rueda de la fortuna, de que siempre hay sorpresas, de que todo el mundo tiene altibajos, de que la edad vale madres y de que las cosas verdaderas son las que nunca mueren. ¡Todo eso! Perdón, es que tengo la propiedad de poder analizar cosas y cantar al mismo tiempo.

¿Saben que Emmanuel está a punto de celebrar 40 años de carrera? Uf, y sigue levantando la pierna como Nadia Comanecci, o sea, sigue tan elástico y talentoso como siempre.

Hubo un momento en el concierto en el que me acerqué a darle un beso al escenario –al cantante pues, no al piso- y quería gritarle “¡Soy tu fan! pero por fa dime ¿cuál crema de noche usas?”. Ni una arruga. Pero creo que el gran secreto de la energía de Emmanuel es la actitud: se siente como nuevo. Y yo pienso copiarle, al menos la vitalidad, porque los pasos de baile están muy difíciles.

Pero bueno, lo que quería contarles es que una vez me corrieron de un hotel por su culpa. Así como lo oyen. Me sacó el cuerpo de seguridad.

Es que era una niña sin límites y muy alebrestada. ¿Han visto ésas fans que corren detrás de alguien y tienen su álbum de recortes? Ándale, pues así. Una vez, cantó en Mexicali y yo corrí a verlo al hotel después de concierto ¡porque no alcancé a tocarlo en el aeropuerto! Sí, yo era una psicópata musical como Dios manda. Total que lo estuve cazando varias horas y cuando al fin Emmanuel asomó la cabeza (con todo y cuerpo, claro) en el lobby, corrí despavorida como gallina sin cabeza, me le colgué del cuello y le grité “¡Emmanuel, Emmanuel!”. Y él que siempre ha sido un cantante fantástico y entregado –sobre todo, buena persona con las desquiciadas- me dio un súper beso. La verdad, es que no lo pude disfrutar mucho ni relamerme los bigotes, porque ya me llevaban arrastrando los policías hasta la calle. Como si fuera una pequeña delincuente (jajaja). Creo que fue hace aproximadamente 35 años.

Luego, otra vez, casi me trepan a una patrulla porque había un Emmanuel de cartón en una tienda de discos, de esos muñecos promocionales, y por supuesto se me antojó robármelo. Obvio corrí lo más rápido que pude y no me atraparon. Ese delito lo cometí con una de mis hermanas, que era mi cómplice en delitos menores y/o desórdenes en la vía pública.

Lejos de mi oscuro pasado, lo que vale la pena es tener cariños tan largos en la vida. ¿Tienen alguno?

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (115 votes, average: 4.42 out of 5)
Loading...

7 COMENTARIOS

  1. Martha!! Como me reí !!! Pues yo ando así de loca a mi edad (51) pero no por Emmanuel (y eso que compraba todos sus “casets “) Sino por Carlos Rivera que está hecho un bombón y canta divino y ahí me tienes gritando y cantando junto a las niñas de 20 años pero Carlos tiene su segmento de fans maduras y hasta abuelitas!! Date una vuelta x su concierto del 25 de Marzo del 2017 en el auditorio nacional (su tercer auditorio sold out)

  2. Hasta la fecha tengo una amiga que nos decimos “socias” porque a las dos nos gustaba Emmanuel y no era cuestión de perder la amistad. Como siempre, fresca , sincera y divertida tu columna como creo eres tú. Cuando leo la columna es como estar en el “chisme” con una amiga, aunque aclaro eres mucho más joven que yo.

  3. Jaja, te entiendo perfecto mana, yo lo anduve correteando por el aeropuerto de Toronto, hace 34 años!!!

  4. Genial¡Martha eres única para esto,me hacer sentir e imaginar todo lo que nos vas comentando ,lo voy viviendo junto contigo.
    Y qué decir de dos grandes,son fantásticos,vi su show y me encantó,ambos son muy buenos.
    Felicitaciones ¡¡¡

  5. Hahaha mana, no puedo de amor con tu historia. ¡Todas pasamos por eso! Emmanuel no es de mi época, pero sí Mercurio, y cuando fui a su concierto (el primero de toda mi vida) me colé hasta el frente del escenario y cuando Adrián Cué bajo, me volví completamente loca y estiré los brazos tanto como pude para alcanzarlo. ¡Lo logré! ¡me abrazó! quizá el abrazo más breve de la historia hahaha pero yo, en éxtasis total, luego quería presumirle a todo mundo y casi que nada ni nadie me tocara los brazos #ridículamil. Que bonito esa época.

Dejar una respuesta