El Factor Figueroa: Hermanas y lecturas

Las travesuras entre libros se convirtieron en presentaciones de libros para estas hermanas.

Compartir

De niña era tremenda.

Todavía, pero debo resaltar las travesuras infantiles porque eran dignas de contar. Tuve compañeras de aventuras que eran mis dos hermanas contiguas, o sea, la menor y la mayor inmediata (es que tengo varias).

Cómo evitar rivalidad entre hermanos

Juntas corríamos por todas partes, jugábamos a las muñecas de papel, recortábamos las revistas de arquitectura de mi papá, vagabundeábamos con los vecinos, íbamos al coro, al cine, a fiestas –con permiso y sin permiso-, al teatro, a la iglesia, etc. Bueno, lo que calculo que todas las hermanas pequeñas y medianas hacen. Como resultado de nuestras andanzas, Laura la pequeña creció un poco aterrorizada, Gabriela la grande decidió abrazar la psicología (yo digo que para curarnos) y yo, tuve un par de traumatismos en la cabeza.

Sí, queridos lectores, un día me caí de la azotea por desobediente. Y mis hermanos me llevaron con el doctor vecino para una revisión somera y luego me recostaron como si nada en la cama, para que mi mamá no notara algo extraño. Aunque yo digo que verme en la cama quietecita ya era raro.

Nuestros padres confiaban en su educación y nuestro buen juicio (jajaja) y nos soltaban bajo el triángulo de cuidado: yo protegía a una, la otra me cuidaba a mí y la otra a la otra.

Por qué hay peleas de hermanos

Recordé parte de la infancia durante mi última presentación literaria, porque las tres hermanas Figueroa (más jóvenes que las hermanas Águila) tuvimos una tarde increíble en la Feria Internacional de Libro de la Universidad Autónoma de Baja California. Aunque para algunas personas con alto grado de amargura puede ser una historia de nepotismo duro y tupido, para mí es una historia preciosa de amor entre tres niñas y los libros. Porque esas niñas inquietas (y latosas) se convirtieron en 3 autoras.

Debo decir –ponle presumir- que Laura es Coordinadora general de la Feria del libro, Gaby presentó su primer libro “Mochila de Supervivencia” que es una guía práctica para cuidadores de personas con discapacidad (búsquenlo es muy bueno) y yo el más reciente, menos provechoso pero igual de divertido: “Juan Gabriel, Un amor eterno”, que es una recopilación de anécdotas en torno al Divo de Juárez en la voz de grandes personajes.

A lo que iba es que fue fantástico compartir el privilegio de escribir y participar juntas en un evento tan importante como la FIL (en plan ‘las Pointer Sisters editoriales’). Sobre todo porque seguimos juntas, y disfrutando que nos toca jugar a ser grandes e intelectuales.

Lo que no les he dicho, es que casi todas nuestras andanzas estaban rodeadas por libros. Mis papá tenían libros y discos por aquí y por allá. Me acuerdo que había muchas enciclopedias, libros de cuentos, de matemáticas, de historia, de ingeniería, de física, de cosas del cosmos, de español, de vampiros, de fotos, de geografía, de anatomía.

Según los expertos, para escribir bien hay que leer mucho. Yo no leía tanto -en ésa época- pero usaba los librotes para hacerle casas a mis muñecas. Así que quiero pensar que las letras se nos pegaron desde entonces, de alguna manera. Sin querer nos apasionamos por los libros.

Siempre les contagio la risa o, últimamente, las ganas por bajar de peso con métodos felices. Pero hoy me gustaría contribuir a la formación de nuevos lectores. No sé, siento que el mundo se va a acabar cuando la gente deje de interesarse por la lectura –en general -y los libros –en particular-.

Leer es transportarse a otra parte, a la que quieras, a la que escojas. Por eso, quiero también aprovechar la columna para felicitar a la Revista Moi y a sus lectores por estos primeros tres años juntos. Moi es el ejemplo perfecto de lectura inteligente, divertida y útil.

Casi cualquier lectura sirve. Decía un amigo que hasta las letras impresas en el resorte de los calzones eran buenas para leer algo en cualquier momento. Estoy de acuerdo. Las vacaciones son ideales para intentarlo. Ya verán que placer.

¡Felices pascuas lectores queridos!

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (93 votes, average: 4.59 out of 5)
Loading...

1 COMENTARIO

  1. Me encantó para recordar mi vida al lado de mi hermana y cómplice, aunque con historias y resultados diferentes, que bellos recuerdos; como siempre, gracias por tus letras fantásticas

Dejar una respuesta