El Factor Figueroa: El Rumor

¿Mi avión se caerá o no se caerá? ¿Me correrán o no me correrán?

Compartir

Se que los verdaderos periodistas escriben de cosas súper importantes, pero ellos andan en el campo, en el terreno de investigación, en el lugar de la noticia y yo, tengo poca vida (¡no se rían!). Últimamente trabajo como loca, sobre todo cuando empezó el rumor en mi oficina sobre el ‘gran recorte decembrino’.
¿Han escuchado hablar del “radio pasillo”? Así le decimos los ‘Godínez’ a la información extraoficial, o sea, los chismes que se cuentan en la chamba. Ya saben, el típico “me enteré que este año van a repartir los aguinaldos antes y que los pavos están más chicos”. O “la de las copias se tira el Jefe y ya la van a subir de puesto, ¡ahora será vicepresidenta!”.
Bueno, pues ahorita en mis templos de trabajo (porque son varios) sabemos gracias a nuestros informantes ‘informales’ –de muy buena fuente- que los jefes han elaborado una larga lista de despedidos. Entonces todos estamos en ascuas tratando de averiguar si  nuestro nombre aparece en la lista `negra’. Como tengo algunos compañeros que son malas personas igual que yo, hemos creado un divertido juego llamado “las Golondrinas son para….” Y entonces ponemos la hermosa canción de despedida “a dónde irá, veloz y fatigaaaada, la golondrina que de aquí se va” y se la dedicamos a alguien. Sí, somos una basura.
Por supuesto estoy preocupada, por mí y mis compañeros, pero es como cuando vas a bordo de un avión: no puedes hacer nada. Ahora sí ¡que Dios reparta suerte! -porque casi siempre es una cuestión aleatoria que no tiene que ver con tus capacidades o talentos sino con un asunto administrativo ojete- y sigamos caminando y chambeando.
Tengo cercanos que han empezado a mostrar su cariño desmedido hacia los patrones para evitar que los despidan, pero yo digo que dicha técnica no sirve de nada. Digo, el cariño siempre se agradece, pero te dicen “yo también te quiero, pero negocios son negocios y adiós”. Lo que tendríamos que hacer es trabajar hasta el último minuto para dos cosas: la primera, tener un colchoncito económico para la época de ‘vacas flacas’ y la segunda, retirarte con tantita más dignidad.
Desde luego, no es fácil conservar calma y talante cuando todo se está derrumbando (o ponle que te quedas sin trabajo, para no ser tan dramáticos) pero es mejor que ponerte histérico y provocarte colitis, y que se te caiga el pelo, las bubis y las pompas del susto. Luego estarás fea, desempleada y enferma. Mejor, solo desempleada.
Personalmente, he reflexionado “mi Martha, no te asustes, eres una veterana de los despidos injustificados. ¡Venga! Trabaja como posesa, disfrútalo mientras dure, ahorra y relájate”.
Así que estoy en ésas, ya les contaré. Mientras tanto, ya compré los boletos de avión para ir a visitar a mi santa madre en Navidad. Entonces, ahora tengo dos preocupaciones: la de la chamba y la de avión (jajajajaja). Perdón, espero que aprecien mi sinceridad. Es que acabo de ver la nueva película de Tom Hanks (¡amo a Tom Hanks!), se llama “Sully” y se trata del piloto que aterrizó un avión en el río Hudson en Nueva York hace como 6 años (o sea, casi se parten en dos, pero se salvan porque Dios es grande y el capitán es un chingón). Lo que son dos horas de entretenimiento y angustia en la comodidad de tu cine.
¿Mi avión se caerá o no se caerá? ¿Me correrán o no me correrán?
Es lo bonito de tener varias preocupaciones, que te distraes y la vida pasa más rápido.

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (51 votes, average: 4.59 out of 5)
Loading...
Compartir
mm
Periodista de espectáculos, conductora de televisión, autora del libro Calladita me veo más bonita. Conductora del segmento de espectáculos del programa Hoy en Televisa.

2 COMENTARIOS

  1. Pardrisimo el juego de Las Golondrinas.
    Mañana en el evento navideño de la oficina lo voy a proponer…
    Mana eres genial!,

  2. Jajajajajaja!!! Me gustó tu columna y se me hizo genial lo de las golondrinas… seré mala persona??? Jajajajajaja!!! Besos.

Dejar una respuesta