El Factor Figueroa: El amor en los tiempos del narco

Que si el Chapo, que si Kate, que si Sean…

Compartir

¡Hoy estoy más contenta que Claudia Ruiz Massieu en el pódium!

Antes que nada, quiero celebrar el Globo de Oro que ganó Gael García Bernal. Lo conozco poco, pero me dio sentimiento que todo el mundo hablara del Chapo y su elenco de actores y de los logros de Gael, nada. Así que, ¡bravo Gael! que está divertidísimo como protagonista de la serie Mozart in the Jungle, inspirada un poco en el director de orquesta venezolano Gustavo Dudamel, que es fantástico. ¿Lo han visto? Es una maravilla. Por favor, si no lo conocen recurran a YouTube (vean el Danzón No.2, por ejemplo) porque, aquí y ahora ¡tengo que hablar de ya saben quien!.

Es que no me puedo quedar al margen, así como así. Y lo primero es aceptar que me hubiera encantado entrevistar al narcotraficante más buscado del mundo, obvio. Sin duda. La envidia me corroe. Pero sé que nos hubieran cachado en pleno operativo al minuto, desde el aeropuerto. Es que me cuesta trabajo mantener secretos tan gordos. Y con lo estúpidos que se vuelven en mis manos los teléfonos más inteligentes, habría apretado el localizador, el GPS, el buscador, Google Maps, mi ubicación o algo.

Sé que hay personas discretas, duras, impenetrables; ésta columnista es indiscreta, blanda y transparente. Luego están las enseñanzas de mis padres, ya saben “niños, sean honestos, tengan valores, no solapen cosas malas”, sin mencionar la jugosa recompensa por dar información sobre el paradero del señor Guzmán. Era ver las patrullas con la fotocopia blanco y negro pegada en todas las ventanas y rezar ‘Virgencita, haz que me lo encuentre en el camino, por fa’.

Claro, dichas plegarias nunca fueron escuchadas y mi única relación con Joaquín Guzmán Loera es súper indirecta. Lo que los científicos denominarían ‘por embarrón’, porque en el precioso abrazo que me dio Kate del Castillo cuando nos encontramos hace días, venían restos de ADN, del abrazo que según Sean Penn se dieron la actriz y el capo. Contacto dérmico. Razones que unen.

Y aquí aprovecho para romper una lanza a favor del Chapo por no saber pronunciar el nombre del ex marido de Madonna y ex novio de Charlize Theron. Solo la Debayle lo domina al 100, pero todos le hemos dicho ‘Shan’, ‘Chon’, ‘Sian’… ¿Cuál otro?

Cuando vemos noticias como la de Kate, nos convertimos en jueces implacables, madres Teresa o Papas Franciscos, pero lo cierto es que no sabríamos cómo reaccionar, hasta estar trepados en ésos zapatos. La neta. Personalmente, confieso que alguna tuve nexos con un hombre, digamos, polémico.

Tenía 14 años y mis mejores amigos en la colonia Roma se sacaron de la manga a un primo divino, calculo que 6 o 7 años mayor, que venía de Guadalajara a pasar el verano. Yo, enamoradísima del primo. Tanto que cuando mis padres nos llevaron a Disneylandia en las vacaciones, le compré una sudadera gris de Mickey Mouse –la clásica- igualita a la mía, para caminar juntos de la mano en plan unisex. Siempre he sido una romántica, carambas.

Mi mamá que todo huele –como todas las madres- lo alucinaba, pero a veces el primo era bienvenido a comer en casa. Total que el bonito romance clandestino florecía viento en popa, a veces a bordo de un Corvette rojo -que no sé de dónde se agenció- hasta que ¡sorpresa!

Camino a la escuela –apurándome a llegar, con mis libros bajo el brazo lalala- me encuentro a mi ‘fiance’ en toda la portada del diario La Prensa o ¿Sería el Alarma?

Resultó que el angelito se dedicada a los ‘delitos contra la salud’, por decir lo menos. El encabezado era brutal.

Me desmayé, al menos 3 de mis hermanas también, mis papás, mis 3 amigos, sus papás, los vecinos, o sea, en total 18 desmayados (nos hubieran visto caer como ballet de nado sincronizado jajaja) . Según las noticias, el guapo primazo era integrante del clan de Rafael Caro Quintero.

Eso sí, la sudadera de Mickey lucía a todo dar en la prensa. Caras vemos…

* Dedico con cariño ésta columna a Adriana Smith, locutora de radio que falleció hace unos días. Nunca la conocí, pero su programa dominical Bossa Beats me alegró la vida.

 

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5.00 out of 5)
Loading...

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta