10 razones para empezar a nadar

No tienes que saber nada para utilizar la alberca como opción y quemar grasa.

Compartir

No es casualidad que la gente con un historial de entrenamiento en el agua, sea más flexible, con músculos tonificados y buena figura. Existen razones fisiológicas por las que esto ocurre. Y esta semana te doy 10 beneficios de entrenar en alberca ¡a cualquier edad!

1. ¡No tienes que saber nadar! La gran versatilidad que el medio acuático da, te permite entrenar de dos formas: la natación tradicional o ejercicios de fuerza en el agua. Los clubs deportivos o gym le asignan nombres a estas clases como aquafitness, aquaeróbics, entre otros; cualquiera que elijas te dará beneficios musculares con menor estrés articular.

2. ¡Te cansas menos y trabajas más músculos, que haciendo el mismo esfuerzo en tierra! En el agua, la presión hidrostática ayuda a que la sangre regrese más fácilmente al corazón, por lo tanto la frecuencia cardíaca tarda más en elevarse con respecto a tierra y en el momento en que paras, ésta baja más rápido; por lo que podemos mantenernos más tiempo y con mayor facilidad en nuestra zona ideal de entrenamiento. De hecho, cuando calcules tu frecuencia de trabajo, debes restar 10 pulsaciones, para lograr el mismo resultado en agua o nadando. Si tienes dudas checa esta nota.

3. De acuerdo con estimaciones, al nadar, trabajas con aproximadamente 30% menos de tu peso corporal, por lo tanto, existe menos carga sobre las articulaciones y la columna vertebral, además, el ser más ligero te permite cualquier cantidad de movimientos que en tierra tal vez no logres. Prueba hacer fondos y verás cómo te puedes levantar más fácil que haciendo el movimiento en tierra. ¡Checa el video!

4. ¡Fortalece los músculos sin cargar pesos extremos! La densidad de agua con respecto al aire es mucho mayor, por lo tanto, el solo dar un paso dentro de la piscina te exige un esfuerzo mayor. Si deseas un trabajo de fuerza, el agua será tu mejor aliada para generar resistencia.

Además, la resistencia que el agua te ofrece es directamente proporcional a la fuerza que tú le apliques, lo que te permite un fortalecimiento gradual sin un riesgo de lesión. Pero procura no “pelear” con el agua (ella siempre gana).

5. ¡Quemas más calorías por termorregulación! La temperatura de las albercas en gimnasios o centro deportivos de prestigio, oscila entre los 28° y 30°, la de el cuerpo humano es de 36° de tal manera que tu cuerpo tiene que hacer un gasto mayor de calorías para no perder su propia temperatura. TIP: Entre más baja la temperatura del agua, podrías quemar más calorías ¡para que no te quejes si el agua no está “tibiecita”!

6. ¡Relájate y medita en agua! Algunos estudios demuestran que el agua es un excelente transmisor de emociones, así que, si estás de malas, o muy estresado unos saltos dentro de la piscina te harán sentir mucho mejor. De hecho, en algunos países ya se utilizan técnicas mind & body “traducidas” al ambiente acuático: yoga, relajación, meditación y psicoterapia.

7. La natación se considera un deporte completo ya que trabaja tanto el sistema cardiovascular, respiratorio y muscular. Lo que lo hace un medio muy eficaz para quemar grasa. Por ejemplo: en 30 minutos de natación continua o caminata acuática, puedes quemar más o menos lo mismo que si corrieras a ritmo suave, aunque todo depende de tu peso, de la intensidad que emplees y de la eficiencia nadando.

8. Nadando puedes quemar hasta cuatro veces más calorías que caminando, dependiendo de la velocidad. La intensidad y la eficiencia con que nades va a determinar el diferente consumo de calorías, que puede variar entre 300 y las 900 kcal/hora. En la natación, el número de calorías necesarias para avanzar dentro del agua es cuatro veces mayor al que se necesitan para realizar una actividad de caminata. Para que te des una idea, checa cuántas calorías se queman en cada tipo de ejercicio.

9. Además de que el efecto de boyancia (flotación) hace que impactes menos las articulaciones y lo hace ideal para recuperarte de lesiones o para entrenar si andas “lastimadón”, El cuerpo consume más calorías al tratar de mantenerse flotando.

10. ¡Todo el tiempo que te mueves en el agua estás fortaleciendo! El cuerpo requiere más esfuerzo para desplazarse pues tiene que luchar contra la resistencia del agua.

Asi que ¡a nadar! Y si ya dominas, checa en Fitness Lifestyle, qué estilos de nado te ayudan a mejorar más ciertas partes del cuerpo.

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (17 votes, average: 4.53 out of 5)
Loading...

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta