Trucos para combatir maskné

Esto es lo que necesitas saber para que tu cubrebocas no afecte tu piel

Compartir

¿Tu piel no tolera el cubrebocas? Si tienes piel sensible, con tendencia al acné o simplemente has notado algunos brotes, rojeces o irritación… esto es para ti.

Esta reacción nace por la fricción que hay entre la tela y la piel y por la humedad que se acumula en esa zona, provocando mayor producción de grasa y sudor, dando como resultado un ambiente perfecto para retener bacterias.

¿Quienes tienen más probabilidad de que les afecte? Personas que tienen piel sensible o tienen algún problema como:

• Rosácea
• Acné
• Dermatitis atópica
• Sensibilidad al aire húmedo o seco
• Alergias

Lo mejor que puedes hacer para combatirlo es:

• Usa cubrebocas de materiales que estén mezclados con algodón o poliéster y sean más amigables para tu piel.

• Limpia y humecta tu cara dos veces al día, intenta que sea en la mañana y en la noche. Usa productos libres de sulfatos y alcohol.

• ¡Lava tu cubrebocas! Por lo menos una o dos veces al día para eliminar cualquier rastro de sudor, bacterias o gérmenes. Si usas desechables no lo uses por más de 4 horas.

• Incluye en tu rutina productos con texturas ligeras para que no satures los poros, que estén libres de aceites y fragancias.

• No te maquilles, así permitirás que esta zona respire y evitarás que el maquillaje tape tus poros y dañe tu piel.

• Evita probar productos nuevos para evitar irritaciones. Y si notas que alguno de los productos ya usas te genera irritación, suspéndelo.

¿Te queda bien?

Una parte importante del uso adecuado de la máscara es asegurarse de que se ajuste a tu cara y cubra tanto la nariz como la boca. Para ayudar a evitar las rozaduras, la mascarilla no debe abrirse demasiado. Pero tampoco debe quedar demasiado apretada.

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (4 votes, average: 3.75 out of 5)
Loading...

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta