#Lookcionario: vístete digna para estar en casa

Estos últimos meses nos vinieron a enseñar que estar "casuales" en nuestra casa sin salir, no es lo mismo que estar impresentables

Compartir

Por Gina Ortega 
@high_onfashion

Además de ejercitar nuestra resiliencia y capacidad de fluir ante la incertidumbre, últimamente hemos modificado hábitos y, en mayor o menor medida, nos hemos transformado desde lo más efímero hasta lo más esencial. Nuestra manera de vestir también ha sido parte de la metamorfosis y se ha adaptado a las nuevas rutinas, sin duda hemos aprendido a vivir con menos y, aunque nuestros zapatos hayan llegado a pensar que habíamos muerto, hemos aprendido a tener diferentes prioridades.

Dentro de este cambio de paradigma, la comodidad ha tomado un papel protagónico, quienes gustábamos de andar entaconadas por la vida hemos pasado meses a pies descalzos y chanclas; el sueño de muchas de no usar bra se volvió realidad y hemos aplicado el free the nipple desde la privacidad de nuestros hogares y escondidas tras pantallas, pero la pregunta del millón viene a nuestra mente, ¿se puede estar cómoda pero al mismo tiempo verse digna? La respuesta es un contundente SÍ. Acá las reglas a seguir:

1. Lo que importa es lo de adentro
Yo siempre les digo a mis clientas que la elección de la ropa interior es vital para que todo lo demás luzca bien y en su lugar. La comodidad no significa traer un calzón de 1990 y un bra que parece más bien esponja de baño: si entalla al cuerpo y la piel transpira con naturalidad es la opción correcta. Aunque estemos relajadas debemos buscar undies casi imperceptibles para nuestro cuerpo y piel. Si quieren seguir sin usar bra está perfecto, lo pueden sustituir por un bralette o un body de algodón que tenga buen soporte sin necesidad de varillas.

2. Prendas oversized
Las prendas más grandes y holgadas pueden ser un excelente recurso ante la necesidad de estar cómodas. Mi sugerencia puntual es mostrar un poco de piel al portarlas, si llevan una camisa oversized igual desabotonen un poco más el escote para revelar ese bralette o body de cuello V, una sudadera a hombro caído también puede funcionar muy bien. También aprovechen que los vestidos oversized tuvieron un boom estos últimos dos años y mientras se ven mucho más arreglados que unos pants, son igual o más cómodos.

3. Hugh Hefner es nuestro pastor
Si alguien siempre lució bien en pijama fue el tío Hugh, así que lo tomaremos como referencia para ciertos puntos clave. En principio, Mr. Hefner siempre estaba sumamente bien peinado, rasurado y acicalado… Seamos honestas, no es lo mismo traer pelos de loca con pijama que unas trenzas tipo boxeador o un chongo alto, te cambia la perspectiva totalmente. Otro factor importante era que sus pijamas siempre eran de la mejor calidad, no se veían maltratadas ni arrugadas, lo cual le añadía puntos extra para verse muy compuesto. Aprovechen que hoy las marcas han apostado por este corte de camisa y pantalón o bermudas, con textiles suaves y suntuosos que se pueden ver tan bien con stilettos como con pies descalzos. El último punto del fundador de Playboy es que siempre llevaba accesorios: un gazné, un sombrero, unos lentes oscuros, la idea de agregar ese extra que envía el mensaje de que estamos poniendo atención a los detalles y que realmente nos importa. Si te importa es porque le echaste ganas.

La comodidad no es sinónimo de fodonguez. De acuerdo con el diccionario una persona fodonga es aquella que es perezosa y descuidada con su arreglo personal, así que me pareció importante decirles esto para que lo tomen como regla universal; si algo es tan cómodo que las hace ver fodongas entonces retírenlo inmediatamente de su cuerpo para siempre y préndanle fuego.

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (3 votes, average: 5.00 out of 5)
Loading...
Compartir

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta