¿Sientes presión por seguir soltera después de los 30?

¿Te han dicho que está por sonar la alarma de tu reloj biológico? Te contamos por qué ese mito no debería presionarte para disfrutar del dating en una gran década

Compartir

Lejos del cliché, la presión social y tus propias expectativas, entrar a los treinta es una marca importante y, desafortunadamente, está repleta de mitos si llegas como una mujer soltera.

“Quizá la principal razón del miedo a los treinta es el mito del ‘reloj biológico’, un término que muchos psicólogos y observaciones científicas han demostrado es una metáfora engañosa”, explica Rocío Cardosa, project manager de AdoptaUnChico

“La realidad es que ‘no se te empieza a ir el tren’, ni existe una ley universal que te obligue a sentar cabeza, ni ‘ya pasaste tus mejores años’. Todo lo contrario, la experiencia y el nivel de vida que has construido probablemente te estén llevando a una fase mucho más interesante, que incluye también el romance”, agregó.

¿Aún necesitas más para convencerte de que apenas estás por entrar en la mejor etapa de tu vida amorosa? Te damos 4 buenas razones para alegrarte de llegar soltera a los 30.

Sabes lo que quieres

Antes de los treinta, tu vida profesional y amorosa está en proceso de madurar. Aún estás descubriendo qué es lo que quieres hacer, tus planes para el futuro y lo que esperas de una pareja (ya sea solo un buen rato o algo serio). Ahora tanto tú, como tus ligues, tienen un panorama mucho más claro y ambicioso, lo que implica que ya sabes reconocer y comunicar qué es lo que en verdad quieres.  Por fin podrás salir de ese bucle infinito de pseudo relaciones donde “solo se dejen llevar por el a ver qué pasa” o en las que alguno se clava de más. 

Calidad > Cantidad

Tener menos citas que en tus veinte no es sinónimo de que hayas perdido tu encanto: es porque has aprendido a ser más selectiva. ¿Recuerdas esas citas con chicos que eran amigo del amigo de tu primo y con quienes saliste solo por intentar? Ya que la tú de los veinte pasó por esa experiencia de lanzar una moneda al aire, los hombres con los que conversas y sales ahora estarán más en sintonía contigo y pueden darte una velada más disfrutable en más de un sentido.

Citas más interesantes y menos estresantes

La calidad no solo aplica a la conexión, si no a la cita misma. Olvídate de tener un date en un bar de mala muerte con cervezas en combo y cocteles sospechosos que parecen aguas locas, o de las cenas aburridas en las que terminas contando cada centavo para pagar la cuenta.En esta etapa ambos han aprendido a bajar el ritmo, tienen mayor poder adquisitivo y saborean mejor otras actividades sin distraerse por los nervios o el contenido de sus carteras. 

La madurez da puntos

Las inseguridades y el remolino de conflictos emocionales de tus ex te han convertido en una versión mejorada de ti misma. La experiencia es una gran maestra, especialmente porque tuviste la oportunidad de cometer errores y aprender de ellos. El gran cambio es que, con la mentalidad correcta, te valoras de una manera distinta y ya no estás dispuesta a conformarte, ni dar más de lo que te dan a ti. ¿Por qué este nivel de madurez es una ventaja? Cuando el romance va más allá del atractivo físico, la seguridad y confianza son tus mejores armas después de los treinta.

 

Llegar sin pareja o encontrarte nuevamente soltera en tus treinta no significa que dejaste pasar tus mejores años. Sin importar tu edad, tu vida amorosa debe estar en equilibrio con lo que quieres para ti, por lo que ahora que has madurado y tienes más claro lo que buscas, te encuentras justamente en los mejores años para el romance.

Si quieres saber más sobre AdoptaUnChico, puedes seguirlo en sus redes sociales:

Facebook

Twitter

Instagram

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votes, average: 3.00 out of 5)
Loading...

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta