¿Eres una de las mujeres que aman demasiado mal?

"Hice todo por él", "me di toda". ¿Cuántas veces no hemos escuchado a una mujer contar que aun, con eso, el hombre la dejó? Es porque no saben amar. Aprende

Compartir

Este sí es un tema de género. Aunque muchos hombres también pueden amar demasiado porque han sido dañados emocionalmente en la niñez, no desarrollan este mismo patrón de adicción a las relaciones. Así que sí, las mujeres son las que aman demasiado.

La mayoría de nosotras lo hemos hecho por lo menos una vez y para muchas otras ha sido un tema recurrente en nuestra vida. Tristemente, es una cuestión cultural, ser mártir es muy aplaudido, genera orgullo y admiración y la mujer rescata lo que queda de su autoestima pisoteada con estos aplausos. Pero, al final, el precio que se paga es muy alto, porque te quedas totalmente rota, no vives tu vida ni quien eres.

Stop, in the name of love… 

Si, según tú, en nombre del amor cometes muchas atrocidades en contra de ti misma, necesitas ayuda. Una persona crece con ganas, amistades, proyectos, gustos… y de pronto cede y cede, y se olvida de quién es para que el otro esté contento.

Estás amando demasiado cuando…

  • Crees que estar enamorada significa sufrir
  • Casi todas tus conversaciones son acerca de él, de sus problemas, sus ideas
  • Disculpas su mal humor, su mal carácter, su indiferencia o sus desaires, culpando a su niñez infeliz y tratas de convertirte en su psicoterapeuta
  • Lees un libro de autoayuda y subrayas todos los pasajes que lo ayudarían
  • Aunque tengas planes hace días, dejas lo que sea si él te llama
  • Abandonas amistades (y hasta a tu familia) solo porque no le parecen
  • Pones en pausa proyectos que tienes porque interfieren con tu relación
  • No te gustan muchas de sus conductas, valores y características, pero sientes que si tan solo fueras lo suficientemente atractiva o cariñosa, él querría cambiar por ti
  • La relación perjudica tu bienestar emocional o hasta tu integridad física

What’s love got to do
¡Nada! Cuando haces todo eso, no estás amando, estás creando una serie de estrategias para llenar vacíos. Y, por supuesto, no funcionan. Amar es compartir, ser quien yo soy y ser quien eres. Yo estoy aquí para cumplir mi vida y mis expectativas, no tú para mí y yo para ti. Si coincidimos, maravilloso, si no, ni modo.

Pero una mujer que ama demasiado va a insistir, es la que se quiere meter a fuerza en el huequito que le queda al hombre en el rompecabezas de su vida. Prefiere meterse como sea, que buscar un lugar donde sí encaje.

¿Por qué a mí?
Todo viene de una necesidad no resuelta, mal entendida, no asumida, Surge de la creencia de que para que alguien te ame tienes que ser y hacer que eso suceda, te tienes que convertir en lo que el otro necesita. Porque quien eres en realidad no es suficiente.

Mucha gente piensa que tiene que ver con un papá ausente, y sí, pero también tiene que ver la madre, nuestra forma de relacionarnos con los hombres viene de ella, y ella lo aprendió de su madre, quien probablemente le decía: “hagan todo lo que sea necesario para que sus maridos no funcionen sin ustedes, que no sepan ni dónde están sus calcetines, así nunca se les van a ir”.

Entonces, si tu mamá era mártir, una mujer que se mutiló y se hizo cachitos para tener a tu padre contento, eso es lo que vas a hacer. No conoces otra forma, aunque no te guste y estés muy enojada. Y al final, aprendemos esto y lo replicamos, son patrones antiguos. A las mujeres se nos condiciona para ser necesitadas, tener un sentido de vida y de ser, nunca nos enseñaron a conectarnos con un sentido de valía personal real.

Rompe con la creencia
Las creencias que te pasó tu mare son ese tapetito que sustenta todas tus conductas relacionadas con los hombres. Si te das cuenta de que esa creencia te está haciendo mal y te cuestionas, “¿realmente yo quiero esto?”, estarás dando el primer paso.

Empiezas a ver que esto de ser enfermera, planchadora, cocinera, mamá, chofer, no funciona porque no estás siendo tú. Estás actuando para obtener algo y eso se siente del otro lado, y ni te admiran ni te respetan. A lo mejor al principio te funciona, pero a quién no le cansa ir a comer y que el mesero esté cada cinco minutos preguntando si necesita algo. Es lo mismo.

Y pasando el tiempo, lo que realmente va a sentir ese hombre por ti es lástima, coraje, odio, pena… Cuando vemos a una persona que se pone de tapete, pues la pisamos. Se requiere un santo para respetar y admirar a una persona que no se respeta ni se admira a sí misma. ¡Es hora de quitar el tapete!

El camino hacia la recuperación
Es más retador y atractivo amar a alguien que se respeta y se ama que a alguien que se comporta como un trapo viejo. Alguien con límites inspira confianza porque sabes cómo conducirte, es alguien por quien te esfuerzas porque no vaya a ser que te deje… Y te importaría si eso pasara. Estos pasos te pueden ayudar a convertirte en esa persona que da miedo perder.

  1. Busca ayuda
    Eso significa hacer algo, dar el primer paso, extender la mano. Y para buscar ayuda uno debe abandonar, aunque sea temporalmente, la idea de que puede hacerlo sola.
  2. Haz que tu recuperación sea tu prioridad absoluta
    Necesitas decidirte sin importar lo que se requiera, piensa por un momento hasta qué extremos llegarías para ayudarlo a él y luego desvía la fuerza de esa energía hacia ti misma.
  3. Busca un grupo de apoyo donde haya otras mujeres que te entiendan, como codependientes anónimos
    Conocer las historias de otras te ayudaré a recordar todo lo que tú misma has bloqueado y superarlo.
  4. Desarrolla tu lado espiritual
    Esto requiere más voluntad que de fe, lo que necesitas es confiar en que las cosas serán como deben de ser para sentirte liberada.
  5. Aprende a no engancharte en los juegos
    Esto significa que reconozcas los roles que sueles tomar y, aunque te sientas tentada a reaccionar en alguna de las formas para continuar el juego, no lo hagas.
  6. Enfrenta con coraje tus propios problemas y vacíos existenciales
    Habiendo renunciado a dirigir y controlar a otros, no queda nada para distraerte de tu propia vida, de tus problemas y dolor. Este es el momento en que necesitas empezar a mirarte en profundidad.
  7. Cultiva lo que necesites desarrollar en ti misma
    Actúa de acuerdo con tus intereses. Si has estado demasiado ocupada con él y no tienes vida propia, comienza por cultivar lo que tú necesites.
  8. Vuélvete egoísta
    Este es un ejercicio necesario para dejar a la “mártir” atrás. Coloca tu bienestar, deseos, trabajo, actividades, en primer lugar, en vez del último.
  9. Comparte con otros lo que has experimentado y aprendido
    Este es el último paso de la recuperación, primero trabajas duro en tu propio proceso y después aprovechas lo que te pasó para ayudar a otros a recuperarse.

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (25 votes, average: 4.52 out of 5)
Loading...
Compartir
mm
Psicoterapeuta especializada en la codependencia y las relaciones de pareja. Imparte conferencias y talleres. Es autora de dos libros: Amor ... ¿o codependencia? y Lo que ellos dicen sobre ellas

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta