Cómo tener la plática del “¿qué somos?” con tu pareja

No tiene nada de malo que quieras pasar al siguiente nivel. Lo que no está bien, es quedarte callado sobre lo que realmente quieres. Aquí unos tips pa’ que preguntes sin miedo

Compartir

No es nada fácil tener la conversación de “¿qué somos?” porque no queremos vernos desesperados, urgidos, etc. O también, puede ser difícil porque sospechamos que la respuesta no es la que buscamos, entonces preferimos alargar la cosa, a ver si cambian de opinión o solito se va desvaneciendo el amor, sin tener que humillarnos. Error. Tener “la plática” cuando tú ya tienes esa duda, es lo mejor que puedes hacer, porque con eso o te das cuenta que los dos querían lo mismo o dejan de perder el tiempo en algo que no va a dar. Así que ¡vas! 

Busca el momento adecuado

A ver, no es malo que estés pensando en esto… a menos que lleven tres días saliendo y tú ya hayas escogido lugar para la boda. No arruines algo que tiene mucho potencial por querer definirlo demasiado pronto, pero tampoco te flageles por querer claridad en tu vida, no tiene nada de malo querer saber dónde estás parado. 

Hazlo cara a cara 

Siempre es tentador tener una conversación difícil por Whats App y no de frente, pero en este caso es mucho mejor que lo hagas en persona. Cuando queremos hablar de algo así, podemos no ser muy claros y si además no estás viendo la cara de la persona, es más difícil saber cómo conducir la conversación. 

Sé lo más honesto posible

Si te da nervios, admítelo, ser vulnerable, más allá de ser una mala idea, hace que el otro también se abra contigo. Es normal que tener una de estas pláticas te cause sentimientos encontrados, pero lo más probable es que el otro se sienta igual. Si te da miedo el compromiso, también dilo, el chiste es aceptar lo que estás sintiendo. Aunque no resulte como esperas, es mejor decir la verdad que guardarte tus sentimientos. 

Olvídate del “tenemos que hablar”

Empezar así una conversación NUNCA va a ser buena idea porque predispone al otro a que viene algo malo o complicado. Esas tres palabritas causan ansiedad, así que mejor empieza con un “he estado pensando y creo que…” 

Deja la seriedad para otro día 

No porque sea un tema serio, la conversación tiene que serlo. Puedes empezar con un chistecín sobre cómo pensabas que nunca encontrarías a alguien que hiciera que te dieran ganas de borrar tu perfil de Bumble y de ahí seguir a la parte más “seria” de la plática. 

Ve al grano

Igual que no ser honesto no es bueno, andarse con rodeos te va a dejar mal parado porque el otro no va a saber si en serio es lo que quieres o no tienes ni idea de qué quieres decir. Es más fácil para todos si no tenemos que andar adivinando qué piensa el otro.

Dale tiempo para pensar

No quieras una respuesta inmediata a fuerza, que no te la dé no quiere decir que no te quiere, pero hay personas que no están taaan acostumbradas a estar en relaciones serias, entonces no te desanimes si no recibes un SÍ inmediato. Pongan un plazo para tomar la decisión, pero si te sigue trayendo vuelta y vuelta, olvídalo, no es por ahí. 

Llora

Ni modo, así es esto del amor, pero en lugar de lamentarte, apláudete por haber sido valiente a la hora de intentarlo. Lo que sí, NO TE CONFORMES con lo que el otro quiera darte si no es lo que tú quieres. Acuérdate que lo que otra persona quiere no tiene que ver contigo, sino con él/ella.

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (6 votes, average: 4.33 out of 5)
Loading...

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta