Cómo ponernos de acuerdo para pasar las fiestas

Tu casa, mi casa, no me gusta esa comida... Y otros pleitos en Navidad

Compartir

Dicen que la Navidad y el Año Nuevo es la mejor época para dar y compartir. Pero en muchas ocasiones estas fechas son la última gota que derrama el vaso de aquellas parejas no encontraron paz en un solo momento del año. Por lo que nuevamente terminamos o empezamos el año con el mismo pleito de cada año: “¿Pasamos las fiestas en casa de tus papás o en la de los míos?”

El verdadero problema lo viven las parejas de recién casados, en especial cuando ambos tienen vínculos fuertes con su familia, y que cuando eran novios no les costaba tanto trabajo ceder, por que ponían al amor de por medio. Por lo que la familia de origen lo permitía y muchas veces hasta lo fomentaba y justificaba, pero ahora de casados esto ha cambiado, al grado que en algunas familias no se les pide, se les exige que asistan como miembros de una nueva familia…Por lo que esto también desencadena en ocasiones una serie de problemas con ambas familias.

 

Antes de enfrascarnos en un pleito sin salida, toma en cuenta lo siguiente:

  • Sus tradiciones también cuentan aunque cene diario con sus papás o los vea una vez al año debes comprender y estar listo para negociar.
  • Quizá se dividan las fiestas por fecha, por año, o si tienen la suerte de vivir cerca decidan pasar la cena con unos y el recalentado con otros.
  • Es importante mostrar respeto a su familia y tradiciones, pues ello es honrar a tu pareja y fortalecer su vínculo nuclear.

LOS 3 TIPOS DE NEGOCIACIÓN EN LAS PAREJAS SON:

  1. La escalonada: Ambos van cediendo en su deseo óptimo hasta llegar a una decisión que sea aceptada por ambos. Es decir, tú le subes dos rayitas y yo le bajo dos rayitas, hasta llegar a un mismo nivel.
  2. “La una por la otra”: “chana por Juana” o esto por lo otro. “Hoy vamos a ver la película que tú quieres y mañana vemos la que yo quiero”; “te cambio esta tarea por esta otra”
  3. Combinada: intentar incluir en la decisión final los deseos de ambos. “Combinar armónicamente los estilos de ambos en la decoración de la sala por ejemplo”. Tú quieres rojo, yo quiero verde, al final se pone amarillo. O se ponen ambas.

Toma en cuenta de que una cena es familiar, por lo que los pleitos y lo problemas también pueden venir del lado de nuestros papás, ya que ellos pueden también ya estar cansados y no querer hacer las cenas en su casa o con ellos, entonces es momento de:

  • Que los hijos, ya adultos, se hagan cargo y consientan a sus padres ¿por qué no?, aunque claro toca decidir en casa de quién…
  • Recuerdar que dar una fiesta no debe ser una batalla campal.
  • Igualmente está atento a las necesidades de tus hermanos, sean honestos y comprensivos, son hermanos no desconocidos, si uno de ellos no puede dar la fiesta por motivos de pareja, económicos o personales apoyen, si es cuestión económica ayuden.

Cuando la matriarca (o patriarca) fallece es común que las familias comiencen a dispersarse al sentir que ya no existe esa figura de autoridad que conseguía reunirlos a todos en una sola casa.

  • Recuerda que la unidad familiar es algo que se trabaja, si tú tienes cercanía con tus primos y hermanos debe ser porque tus padres y tíos buscaron coincidir en festejos y otros momentos. Que la voz de mando falte no quiere decir que ya no puedan verse; ¡quizá es momento de establecer otras tradiciones!, ir juntos a una playa o poblado que no conozcan, hacer festejos en sitios relajados, decidir verse o no depende de cada uno de los miembros de la gran familia.

 

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (3 votes, average: 4.33 out of 5)
Loading...
Compartir
mm
Neuropsicólogo, psicoterapeuta familiar y de parejas, con la especialidad en niños y adolescentes. Y creador de la corriente psicológica “Reestructuralismo Sistémico”. institutopsiqueac@hotmail.com

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta